Cadenas montañosas de México propician su enorme diversidad biológica, climática y cultural

 

  • Ecosistemas montañosos están amenazados; se requiere apoyar a sus comunidades con políticas públicas para la conservación  

  • “Montañas bajo presión: Clima, hambre y migración”, tema 2017 de la FAO en el Día Internacional de las Montañas

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  11 de diciembre de 2017.

 

El día de hoy, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en la ciudad de Roma, Italia, se está realizando la Reunión Global de la Alianza para las Montañas. Esto, coincidiendo con la conmemoración del Día Internacional de las Montañas, decretado en el año de 2003 y con el que se busca estimular la creación de programas locales, regionales, nacionales e internacionales, encaminados a proteger a estos frágiles ecosistemas del planeta.

Las montañas, además de ser el albergue de numerosas comunidades vegetales, animales y humanas, proporcionan a las poblaciones circundantes agua dulce, alimentos, energía y estabilidad climática. Sin embargo, de frente a fenómenos como la deforestación, los cambios de uso y la degradación del suelo, así como los impactos del cambio climático, están mermando a la calidad de vida de hasta un tercio de la población de los países en desarrollo.

Es común escuchar los problemas que están teniendo comunidades asentadas en zonas montañosas, tales como la inseguridad alimentaria, la pobreza y el aislamiento que les impide satisfacer sus mínimos de bienestar. Frenar y revertir la acentuada tendencia al deterioro es el principal reto del Programa de Ordenación de Cuencas Hidrográficas y Montañas de la FAO, responsable de coordinar este proceso internacional. De hecho, el tema para conmemorar esta efeméride en el 2017 es “Montañas bajo presión: Clima, hambre y migración”, considerando que son casi mil millones de personas las que viven en zonas montañosas y que, además, más de la mitad de la humanidad depende de éstas para abastecerse de agua, alimentos y energía.

 

 

Los primero por hacer, de acuerdo con la FAO, es fortalecer la percepción pública sobre las interconexiones que hay entre los ecosistemas montañosos y la sostenibilidad de la vida en distintas regiones y comunidades. En el ámbito de las políticas públicas, el Día Internacional de las Montañas busca llamar la atención de los distintos órdenes de gobiernos para atender el deterioro y fortalecer la conservación de los ecosistemas. En materia económica, se trata de un llamado a canalizar y a fortalecer el flujo de recursos hacia las comunidades que son dueñas de la riqueza forestal y de la diversidad biológica presente en las montañas, procurando la capacitación permanente y la gestión responsable de los recursos.

Y, en lo tocante a las relaciones internacionales, la efeméride de hoy busca el fomento de instrumentos de negociación transfronteriza y multilateral, a fin de valorar y proteger todo lo que nos proporcionan las montañas alrededor del planeta.

Seguramente, muchos de nosotros recordamos las clases de geografía y la descripción de nuestro territorio nacional a través de sus cadenas montañosas: la Sierra de California, la Sierra Madre Oriental y la Sierra Madre Occidental; el Eje Neovolcánico y la Sierra Madre del Sur. Sin embargo, pocas veces profundizamos y reflexionamos sobre el hecho de que si México es uno de los cinco países con mayor diversidad biológica y cultural en el mundo, esto se lo debe –además de su ubicación- justamente a la presencia de cadenas montañosas y de los numerosos climas y ecosistemas que éstas propician.

Así que, cuando hablemos de las montañas de nuestro país, no sólo pensemos en el Pico de Orizaba, en el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, o en el Nevado de Toluca. La complejidad y diversidad montañosa de México es una riqueza que debemos de cuidar y preservar, y el Día Internacional de las Montañas es un buen pretexto para que nos adentremos con un poco de mayor profundidad a conocerle.

Aquí es justo recordar la máxima utilizada por los promotores del ambientalismo, en el sentido de que uno no pude amar lo que no conoce, y tampoco puede proteger a lo que no ama. Conozcamos, amemos y protejamos a las montañas de México.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón