Escuchar audio

Ciudades y grandes corporativos de los EE.UU. apoyan Acuerdos de París, a pesar de Trump

        

  • “Fui electo para representar a los habitantes de Pittsburg y no a los de París”, dice el presidente norteamericano al anunciar retiro de su gobierno de los esfuerzos por combatir al cambio climático 

  • Bloomberg, Google, Apple, Intel, Microsoft, entre otros, desarrollan programas para reducir sus emisiones de CO2 y optar por energías limpias

  • México ratifica su adhesión a los Acuerdos de París; requerimos de un mayor y mejor conocimiento social del capital natural del país

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  5 de junio de 2017.

 

Como cada año –desde 1973, que inició la conmemoración convocada por la ONU-, hoy el mundo celebra el Día Mundial del Medio Ambiente; una oportunidad para ampliar y fortalecer la percepción pública y la acción colectiva en favor de nuestro entorno. Este año, la fecha llega en un momento en el que naciones enteras y numerosos sectores de la comunidad mundial están manifestando su indignación por el desdén con el que el presidente de los Estados Unidos está tratando a los grandes desafíos ambientales con los que se enfrenta hoy la humanidad (como lo es el cambio climático).

En estos días hemos sido testigos del irresponsable retiro del gobierno estadounidense de los Acuerdos de París para combatir al cambio climático, y de la actitud aislacionista del presidente Trump aun en un tema en el que resulta francamente estúpido concebir fronteras o esperar concesiones. Nada describe con más elocuencia la ignorancia del actual inquilino de la Casa Blanca sobre el tema del cambio climático, que su aseveración de que fue “electo para representar a los habitantes de Pittsburg y no a los de París”.

La respuesta del dirigente francés, Emmanuel Macron, con la frase “Hagamos a Nuestro Planeta Grande Otra Vez” (aludiendo evidentemente al “Hagamos a América Grande Otra Vez” de Trump), ha señalado contundentemente la falta de visión y de solidaridad del presidente norteamericano con el bienestar del resto del mundo.

 

 

Hoy –Día Mundial del Medio Ambiente- es de festejarse la unión no sólo de numerosas naciones en apoyo a los Acuerdos de París, sino también la respuesta a Trump por parte de 150 ciudades norteamericanas[1] –incluso Pittsburg- y la de numerosas empresas que han anunciado medidas concretas para disminuir sus emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y para fortalecer sus planes de transformar las fuentes de energía hacia tecnologías limpias, entre muchas otras acciones. 

Sin proponérselo, Trump ha propiciado la ratificación de los Acuerdos de París por parte de ciudades (como Nueva York o Los Ángeles) y de grandes corporativos (como los que representa Michael Bloomberg, además de Google, Apple, Intel, Microsoft, entre muchas más); sin duda, esto ha representado un explícito rechazo al retiro del gobierno norteamericano de este mecanismo internacional para combatir al cambio climático (que, por cierto, tomó más de cinco años de intensas negociaciones para concretarse).

 

 

A través de la cancillería, México también se sumó a este rechazo unánime por el retiro del gobierno estadounidense de los Acuerdos de París; ojalá que en las semanas, los meses y los años por venir, nuestro país no sólo busque alcanzar sino que vaya más allá de las metas establecidas en la Estrategia Nacional de Cambio Climático y en la “Contribución Prevista y Determinada a Nivel Nacional (INDC)” [2]  en materia de adaptación y mitigación del cambio climático.

Este año, la ONU nos convoca a que nos conectemos con la naturaleza; a que conozcamos de primera mano nuestro capital natural y los servicios que éste nos presta; y nos llama a que entendamos a quienes viven en el ámbito rural y el porqué de su fragilidad ante el cambio climático, la deforestación y la pérdida de la diversidad biológica. Pero también, es un llamado a reflexionar sobre cómo la vida de las ciudades y nuestra indiferencia están mermando a la riqueza natural sobre la que se sostiene nuestro desarrollo. 

 

 

La vastedad de nuestro territorio hace casi imposible conocerle en poco tiempo; pero un buen comienzo es informarnos sobre los distintos ecosistemas que existen en todas las regiones que conforman al país; adentrarnos a la diversidad de su flora y fauna; fascinarnos con la diversidad cultural, lingüística y étnica que nos constituye. 

Por eso, recomiendo a nuestro auditorio acercarse a la obra “Capital Natural de México”, coordinada por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), que es una atractiva compilación sobre la megadiversidad biológica de nuestro país. No tengo dudas de que fortalecer el conocimiento de nuestro medio ambiente y la naturaleza, aportará a los mexicanos motivos para comprender mejor nuestras diferencias y nos dará razones de peso para trabajar por aquello que nos une y fortalece.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón