Escuchar audio

Información ambiental cada día más necesaria para nuestras decisiones diarias    

    

  • COFEPRIS, y Semarnat publican -desde hace 14 años- información sobre la calidad del agua de las playas mexicanas  

  • México sólo trata el 19% de sus aguas residuales; las actividades agrícolas, las más contaminantes

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  10 de abril de 2017.

 

 

Esta semana, cientos de miles de mexicanos tomarán vacaciones en distintos centros turísticos del país y, como es costumbre, los destinos de playa favoritos durante la Semana Santa son los de playa. Sabemos que las condiciones ambientales y sanitarias de algunos destinos de playa en México han dejado mucho qué desear, trayendo incluso algunas consecuencias sobre la salud de los vacacionistas por la presencia de agentes patógenos en el agua. Desde infecciones gastrointestinales, respiratorias y hasta padecimientos de la piel, tradicionalmente han sido la consecuencia directa por la mala calidad del agua en numerosas playas mexicanas durante esta temporada.

Por ello, desde el 2003 –ya hace 14 años- existe un programa intersecretarial para monitorear la calidad del agua en las playas mexicanas y garantizar así a los turistas y a los habitantes de distintos destinos que su salud no será vulnerada por la presencia de contaminantes. 

El Sistema Nacional de Información sobre la Calidad del Agua en Playas Mexicanas, es un esfuerzo conjunto entre las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT); la de Marina; la de Salud; y la de Turismo del Gobierno Federal. Utilizando los criterios establecidos y descritos por la Organización Mundial de la Salud para el monitoreo de aguas de mar de contacto recreativo, este sistema ha venido brindando información en verdad muy valiosa al público sobre las condiciones sanitarias en los destinos de playa más importantes en los 17 estados costeros del país.

 

 

De esta manera, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la SEMARNAT, en cumplimiento a lo establecido en la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Gubernamental, publica año con año las condiciones sanitarias de nuestras principales playas. Es oportuno señalar que el análisis que realiza la autoridad ambiental federal sobre la calidad del agua en más de una veintena de playas en diferentes estados de la república, se especializa exclusivamente en la determinación de los niveles de concentración de enterococos; es decir, el grado de contaminación del agua se determina por la presencia de estas bacterias, generada fundamentalmente por la descarga de aguas negras al mar.  

Sin embargo, hay que reconocer que existe otro tipo de contaminantes del agua que –en mi opinión- deberían ser también monitoreados dada su potencial toxicidad y peligrosidad; entre ellos: metales pesados, compuestos orgánicos persistentes (COP), pesticidas, agroquímicos e hidrocarburos, además de microorganismos que producen enfermedades como diarrea, cólera, salmonelosis y hepatitis. 

Desafortunadamente, en México solamente son tratadas el 19% del total de las aguas residuales, en su mayoría generadas por la agricultura (77%), en nuestros hogares (13%) o por la industria (10%). Peor aún, de los 154 municipios costeros del país, menos de la mitad (73 municipios, el 47%) cuenta con plantas tratadoras de aguas residuales y, en el 14% de los casos, éstas no están funcionando.

Así que, si usted está pensando viajar con la familia a uno de los hermosos destinos de playa de nuestro país, le recomiendo consultar el sitio Web de la COFEPRIS e informarse de cuáles son las playas más limpias en la localidad a la que viaja y, así, tener la confianza de que no está poniendo en riesgo la salud de su familia ni la propia.

Creo que –como en una enorme gama de decisiones que tenemos que tomar cotidianamente-, el incorporar a nuestros hábitos la consulta de la información ambiental disponible redundará, indiscutiblemente, en beneficios tangibles para nuestra salud. ¡Felices vacaciones!

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón