Numerosas sustancias químicas se incorporan cada año al mercado y amenazan al medio ambiente

 

  •  En los inicios de los 60, un promedio anual de 500 nuevas sustancias -como pesticidas- eran utilizadas en la producción de alimentos; en nuestros días, la proporción es mucho mayor e incluso descontrolada

  • Cumple 54 años la publicación de "La Primavera Silenciosa", de Rachel Carson, quien diera inicio al movimiento ambientalista mundial

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  26 de septiembre de 2016.

 

El día de mañana, 27 de septiembre, se cumplirán 54 años de la publicación de un libro que -indiscutiblemente- dio inicio al movimiento ambientalista y a la conciencia ecológica en todo el planeta; se trata de “La Primavera Silenciosa”, de la norteamericana Rachel Carson. Bióloga de profesión, Carson documentó durante varios años las conclusiones de diversas investigaciones sobre los impactos que tienen en el medio ambiente una serie de pesticidas orgánicos y sintéticos desarrollados a partir de la Segunda Guerra Mundial, y utilizados profusamente en las actividades agrícolas en los Estados Unidos -y, en consecuencia, en el mundo- durante los años 50 e inicios de los 60.

 

 

En 1958, y habiendo ya acumulado numerosas evidencias de los peligros del DDT (dicloro-difenil-tricloro-etano), Rachel Carson constató la muerte de centenares de pájaros en Cabo Cod, en el estado de Massachusetts, como consecuencia del rocío aéreo de este pesticida sobre los terrenos agrícolas. Incluso, la población del águila calva, símbolo nacional de los Estados Unidos, estuvo a punto de extinguirse en los años cincuenta no sólo por causa del envenenamiento directo de las aves con el DDT; sino, sobre todo, por la debilidad y el adelgazamiento que provocó este químico en el cascarón de los huevos del águila (y, desde luego, a los de otras aves).

 

 

 Buscando alertar a la población sobre los peligros de la contaminación química por el uso de pesticidas, Rachel Carson escribe “La Primavera Silenciosa” en un lenguaje accesible y comprensible para la gente. Carson escribió: “… una rara plaga se extendió sobre el lugar y todo empezó a cambiar. ... Hubo una quietud extraña. ... Los pocos pájaros que se veían estaban moribundos; temblaban violentamente y no podían volar. Fue una primavera carente de voces. En las mañanas que una vez palpitaron con el matutino coro de las voces de multitudes de pájaros, ahora no había sonido alguno; solamente el silencio cubría los terrenos, los bosques y los pantanos”. 

De una manera comprensible para el lector no especializado, la autora explica la forma en que los plaguicidas -como el DDT y otros- contaminan al aire, suelo y al agua, penetran a los tejidos vegetales y después a los animales, y así hasta encontrar su camino al cuerpo de los seres humanos, detonando inexorablemente enfermedades tan devastadoras como el cáncer. 

Como es evidente, la denuncia de Carson en contra de los intereses de la industria química provocó ataques y persecuciones en su contra; en el verano de 1962, cuando la revista New Yorker publicó el primer capítulo de su libro, se le calificó -entre otros adjetivos- de “mujer histérica”. Sin embargo, después de que una de las más influyentes cadenas televisivas transmitiera un programa sobre los pesticidas y entrevistara a Rachel Carson, el libro fue positivamente acogido por el público. 

En 1970, y gracias a la enorme influencia que ejerció “La Primavera Silenciosa” (incluso como inspiración de movimientos juveniles -como el de los hippies, por ejemplo-, se crea la Agencia de Protección Ambiental estadounidense; y, en 1972, el gobierno norteamericano prohíbe definitivamente la producción y utilización del DDT. Desafortunadamente, Rachel Carson ya no pudo ver el resultado de su trabajo; murió en abril de 1964, a los 56 años, víctima del cáncer que, muy seguramente, le acarreó el contacto permanente con estas sustancias químicas. 

 

Rachel Louise Carson (27 de mayo de 1907 - 14 de abril de 1964)

 

También, gracias al trabajo de esta gran mujer, en 1972, la Organización de las Naciones Unidas convocó a la primera Cumbre Mundial sobre el Medio Ambiente Humano, en Estocolmo; evento que dio inicio a las subsecuentes cumbres mundiales en materia de medio ambiente, biodiversidad y cambio climático. El tema del uso de químicos como los pesticidas hoy sigue estando vigente y es preocupante. Si en los inicios de los años sesenta cada año se incorporaban 500 nuevos productos químicos al mercado y a nivel mundial, hoy su desarrollo, distribución y uso está mucho más extendido y -hay que señalarlo- débilmente controlado. 

Yo invito al auditorio a leer “La Primavera Silenciosa” (que puede descargarse en Internet) para sensibilizarnos sobre los riesgos que tiene para nuestra salud y el medio ambiente el uso descontrolado de productos químicos; y también, a que como consumidores exijamos la información necesaria para poder elegir consciente y responsablemente los productos que adquirimos.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón