Los jóvenes no sólo están interesados, sino ocupados en la protección al ambiente 

 

  •  Una generación -hoy completamente en línea- exige de los medios de comunicación transformar concepciones y paradigmas tradicionales para continuar vigentes

  • El Premio Nacional de la Juventud -instaurado en 1975- reconoce, en manos del presidente de la república, a los y las jóvenes que trabajan en favor del medio ambiente

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  15 de agosto de 2016.

 

El viernes pasado -12 de agosto-, se conmemoró el Día Mundial de la Juventud. Por segundo año consecutivo, este 2016 tuve el enorme privilegio de haber sido invitado para ser el presidente del jurado en la categoría “protección al ambiente” del Premio Nacional de la Juventud, máximo reconocimiento que –desde 1975- otorga el Gobierno de la República a jóvenes de 12 a 29 años de edad y cuya conducta, dedicación al trabajo o al estudio pueda considerarse ejemplo estimulante para los mexicanos. 

 

 

Divididos en dos categorías (de los 12 a los 17, y de los 18 a los 29 años de edad), este año se registró a un total de 573 jóvenes aspirantes al premio de todos los estados de la república mexicana, todos ellos con méritos en el logro académico, en expresiones artísticas y artes populares, en compromiso social, en el fortalecimiento de la cultura indígena, en la protección al ambiente, en ingenio emprendedor, en derechos humanos, en discapacidad e integración, en aportación a la cultura política y a la democracia, así como en ciencia y tecnología. 

En materia de protección al ambiente participó un total de 35 jóvenes, todos ellos con un legítimo compromiso y con un bagaje de acciones muy loables en diversas comunidades del territorio nacional. A través de una extensa evidencia documental que, a lo largo de casi dos meses, revisamos y evaluamos los miembros del jurado, conocimos del trabajo que están desplegando mujeres y hombres jóvenes en escuelas, con organizaciones de la sociedad civil, con los medios de comunicación o a través de alianzas con las autoridades civiles de sus localidades.

 

 

Supimos de jornadas de reforestación, de recolección y manejo integral de residuos sólidos, de protección a la flora y fauna silvestre, de acciones de educación ambiental dirigidas a los niños y a las mujeres, y de una serie de campañas abocadas a la toma de acción en favor del medio ambiente encabezadas por ejemplares jóvenes mexicanos. Sin embargo, hubo que elegir a dos ganadores (uno para la categoría de 12 a 17 años, y otro más entre los 18 y 29 años de edad), para lo que –debo decirlo- existió desde el principio una amplia coincidencia y, finalmente, consenso en su selección. 

El primer lugar de la categoría de los más jóvenes fue para Daniel Chávez Ortiz, un chico de 12 años de edad, de estado de Jalisco, que a su corta edad encabeza con gran entusiasmo los esfuerzos de otros jóvenes en campañas de recolección, reúso y reciclaje de libros (donando lo recaudado a instituciones de asistencia privada para niños con discapacidad); además, Daniel Chávez Ortiz cuenta –a su corta edad- con una destacada trayectoria como ponente en numerosos foros sobre medio ambiente, y es un activo divulgador en los medios de comunicación locales de los temas ambientales y de responsabilidad social. 

En la categoría de los 18 a los 29 años de edad, el jurado de “protección al ambiente” dimos el primer lugar a un grupo de cuatro jóvenes (uno de Tlaxcala, uno de Sinaloa y dos poblanos), quienes sumaron su experiencia y conocimientos para fundar una empresa dedicada a remediar -a través de métodos novedosos y sustentables- el problema de las aguas residuales en distintos municipios del país. Ellos son César Asensy Maldonado, José Humberto Ramírez, José Luís Ortiz y Héctor José Garrido, dos ingenieros químicos, un ingeniero mecánico y un biólogo, quienes hoy encabezan exitosamente a su propia empresa: CPlantae.

 

Los ganadores en las categorías A y B del Premio Nacional de la Juventud 2016 -César Asensy Maldonado y Daniel Chávez Ortiz-, con miembros del jurado calificador (agosto 2016).

 

Yo tengo la seguridad de que muchos, muchísimos jóvenes mexicanos están no sólo interesados en recibir información veraz sobre cómo proteger nuestro medio ambiente, sino que también están ocupados en transformar las concepciones, las conductas y los paradigmas que nos han llevado al borde de la actual crisis climática, a la pérdida de la biodiversidad y al consecuente empobrecimiento social.

No concibo la insensatez de algunos medios de comunicación tradicionales –y de sus directivos- cuando no asumen el papel educador de la radio o de la televisión, aseverando que a los jóvenes no les interesa el medio ambiente y que, sin entender los tiempos de cambio que vivimos, les ven como personas inmaduras a las que sólo les interesa bailotear, reventarse y consumir compulsivamente productos chatarra. ¡Aguas!, es la primera generación completamente en línea. El Premio Nacional de la Juventud nos muestra, una vez más, que los jóvenes mexicanos sueñan, son críticos e inconformes, pero, sobre todo, son los agentes del cambio a los que debemos impulsar con una visión certera de los obstáculos a los que tenemos que vencer.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón