De primer orden, incorporar el derecho al medio ambiente en la nueva Constitución de la CDMX    

 

  • El texto deberá orientarse a la protección y ejercicio de los derechos humanos, presentes en el Artículo 1° de la Constitución mexicana
     

  • Hay que redefinir la función social de la propiedad, buscando un balance entre interés general, público, social y privado: Miguel Ángel Cancino

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  14 de marzo de 2016.

 

Después de la aprobación de la reforma política que transformó al Distrito Federal en ahora Ciudad de México, el 29 de enero pasado, en estos días y hasta el 5 de junio estamos ya en pleno proceso para seleccionar candidatos y elegir a quienes habrán de integrar a la Asamblea Constituyente. Un total de 100 diputados serán quienes redacten la nueva Constitución para la capital del país: 60 de ellos electos por voto popular; 14 serán electos por el Senado y 14 por la Cámara de Diputados; y seis designados por el presidente de la república y seis más por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

En estos días de marzo ya han sido definidas las candidaturas de ciudadanos independientes, y durante el mes de abril serán sumados a la lista los aspirantes que están siendo respaldados por los partidos políticos. La Asamblea Constituyente será instalada el 15 de septiembre próximo y, a más tardar, el 31 de enero del 2017 deberá aprobar la nueva Constitución que rija la organización política, jurídica e institucional de la Ciudad de México.

 

 

 

Por parte de las candidaturas independientes, algunos nombres ya se han dado a conocer y, por tanto, se pueden perfilar los intereses que subyacen en estas postulaciones; hay marcadamente ex servidores públicos y antiguos miembros de algún partido político que renunciaron a su filiación en el pasado reciente.

Respecto a las candidaturas propuestas por los partidos políticos, habrá aún que esperar un par de semanas para conocer sus listas y, finalmente, concluir con el registro de los aspirantes ante el Instituto Nacional Electoral. 

Preocupa que el cuidado y la protección del medio ambiente es un tema que, por lo general, se desdibuja cuando los intereses políticos y -sobre todo- los económicos ocupan predominantemente la arena del debate; tan es así que, en el plano federal, presenciamos hoy un desmantelamiento de la política ambiental que, en los hechos, está impactando a las estructuras locales responsables del tema. Por lo mismo, anclar la protección del capital natural y del equilibrio ambiental de la Ciudad de México en su nueva Constitución, debiera ser una prioridad para quienes tendrán la responsabilidad de redactarla. 

En distintas ocasiones y foros, el titular de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México, el doctor Miguel Ángel Cancino, ha destacado cinco criterios que -desde su perspectiva- debiera incorporar la nueva Constitución local: 

1.- Orientarla hacia la perspectiva de la protección y la defensa de los derechos humanos, armonizándole con las reformas al Artículo Primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, del 2011, donde el derecho al medio ambiente (y, por tanto, la obligación del Estado de procurarlo y de los ciudadanos de cuidarlo) es fundamental. 

2.- Redefinir la función social de la propiedad, buscando un balance entre el interés general, el público, el social y el privado. Hoy, al impartirse justicia, el interés privado prevalece y esto ha llevado al deterioro de barrancas, de bosques, de áreas de valor ambiental y de zonas patrimoniales, entre otros bienes sociales en la capital. 

3.- Definir mecanismos para establecer el balance objetivo entre desarrollo y sustentabilidad en los programas y en las acciones de gobierno. 

4.- Identificar y mejorar la protección sobre el conjunto de bienes y recursos que dan sustentabilidad a la ciudad, como las zonas de recarga de acuíferos, suelo de conservación, bosques urbanos, áreas de valor ambiental, barrancas y, particularmente, fortalecer la protección jurídica en materia de bienestar animal; y 

5.- Fortalecer y garantizar una mayor y mejor participación ciudadana en la toma de decisiones públicas, lo que implica mayor transparencia, acceso a la información y mecanismos de representación novedosos. 

 

Miguel Ángel Cancino, titular de la PAOT - CDMX

 

Del 18 de abril al 1° de junio próximo los habitantes de la Ciudad de México escucharemos las propuestas de quienes aspiran a redactar una nueva constitución para nuestra casa; ojalá y lo entendamos como un proceso de construcción de agendas conjuntas y de compromisos recíprocos entre representados y representantes, y que finalmente percibamos que uno de los componentes esenciales del ejercicio de la ciudadanía es la responsabilidad por el cuidado del medio ambiente.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón