Escuchar audio

A 200 años de su invención, la bicicleta sigue siendo el transporte más sustentable

  

 

 

*  En sólo cinco años de existencia, ECOBICI en la Ciudad de México acumula ya más de 21 millones de viajes

 

* Importante que se esté cambiando el paradigma que coloca al automóvil particular como el símbolo por excelencia de mayores grados de libertad

 

 

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  13 de abril de 2015.

 

El próximo fin de semana –concretamente, el domingo 19 de abril- en distintas partes del mundo se conmemorará el Día Mundial de la Bicicleta. Ésta es una efeméride que no tiene un origen claro o paternidad definida, pero parece haber consenso en que la fecha rememora el día que –en el año de 1943- el científico suizo Albert Hofmann realizó un recorrido en bicicleta bajo los efectos de una sustancia con la que experimentaba entonces y que más tarde fue llamada dietilamida de ácido lisérgico (o simplemente, LSD). 

Pero bueno, independientemente de los motivos para haber elegido esta fecha, el Día Mundial de la Bicicleta es ocasión para impulsar la promoción de un transporte cien por ciento ecológico y que, de manera centenariamente comprobada, trae enormes beneficios a la salud de las personas. 

En distintas ciudades del mundo, como Ámsterdam, Copenhague, Barcelona o Sevilla, la bicicleta es un transporte fundamental entre la población. Y, cada día con mayor vigor, se suman a la lista ciudades como Roma, en Italia; Nantes y París, en Francia; Amberes, en Bélgica; Berlín y Múnich, en Alemania; Tokio y Nagoya, en Japón; Montreal, en Canadá; Río de Janeiro, en Brasil; y la mismísima Ciudad de México. 

Los problemas de movilidad en las mega-ciudades han encontrado en la bicicleta una opción viable de transporte individual que, además, trae aparejados beneficios ambientales y de salud pública.

Como en otras urbes del mundo, en la Ciudad de México se creó –en febrero del año 2010- un sistema de bicicletas públicas llamado ECOBICI que, por una tarifa de 90 pesos al día o una membrecía anual de 400 pesos, los usuarios pueden realizar viajes ilimitados con una duración de máximo 45 minutos. Este servicio público de “renta” de bicicletas está disponible de 05.00 de la madrugada y hasta las 12:30 de la noche, los 365 días del año y en una red de más de 600 estaciones en las delegaciones Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y, más recientemente, Benito Juárez. 

 

Foto: El Universal (archivo)

El crecimiento de este sistema de movilidad en bicicleta en la Ciudad de México ha sido sorprendente. Durante su primer año de operación –en 2010-, ECOBICI registró un millón de viajes y, en sólo cinco años, ha alcanzado los 21 millones de viajes. Se pronostica que, en los años por venir, continúe su crecimiento e incremente su aportación a la disminución de gases de efecto invernadero generados por el transporte público y privado motorizado en la capital mexicana. De acuerdo con los resultados de una “Encuesta de Opinión a Usuarios del Sistema ECOBICI” (2012), poco más de la mitad de los entrevistados sustituyeron otro modo de transporte público con la bicicleta, y una cuarta parte de ellos remplazó al automóvil particular. 

Y hay otros casos de éxito. La ciudad de Puebla está siguiendo este ejemplo de manera muy entusiasta –con su sistema público de bicicletas SMARTBIKE- y lo mismo está sucediendo en Jalisco, con el sistema MIBICI, que cuenta con más de 80 estaciones en Guadalajara y en estas fechas se está ampliando al área de Zapopan.  

Otros esfuerzos se han venido realizando desde el gobierno y en el sector privado para promover el uso de la bicicleta y, en general, estilos de vida más saludables y amables con el medio ambiente. Y creo que es muy positivo –desde donde lo queramos ver- que se esté transformando el viejo paradigma del automóvil como símbolo por excelencia de la libertad individual, hacia una visión de la movilidad más acorde con las necesidades actuales de sustentabilidad urbana. 

A prácticamente dos siglos de su invención –en 1817, por el alemán Karl Drais-, la bicicleta se reafirma como el vehículo más ingenioso y sustentable que hayamos conocido a lo largo de la historia. Utilicémosla responsablemente, respetemos a quienes la usan y promovamos la movilidad urbana en bicicleta como una de las expresiones más prístinas de civilidad y de respeto por el medio ambiente.

 

EVOLUCIÓN DE LA BICICLETA

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón