Escuchar audio

Ausente una visión de conjunto sobre la problemática ambiental en el país  

  

 

 

* No se comprenden las interconexiones entre algunos procesos actuales y su manifestación en el deterioro  ambiental y de la calidad de vida

 

Entre la mayoría de los hacedores de políticas públicas, legisladores, jueces o administradores públicos, sigue ausente esta visión de conjunto

 

 

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  5 de enero de 2015.

 

En general, es difícil tener una visión de conjunto sobre la problemática ambiental que está afectando a la población humana y no humana del país. Fuera de los asuntos coyunturales y aislados que, de vez en vez, los medios de comunicación refieren como “emergencias” o desastres ambientales que afecta a la nación entera o a una o varias comunidades en particular, no existe un enfoque integrado a partir del cual usted o yo pudiéramos enunciar una lista de los pasivos ambientales que están afectando a México. 

Existe, sí, un arsenal de indicadores básicos del desempeño ambiental en el país, que dan cuenta de la calidad del aire en nuestras principales ciudades; de la disponibilidad y la calidad del agua; de las condiciones de los suelos; de la generación y manejo de los residuos sólidos y los peligrosos; del estado de la biodiversidad; o del volumen de los recursos forestales y los pesqueros. Sin embargo, para el público no experto, todo este universo de datos resulta poco o nada útil para poder establecer las interconexiones que existen, por ejemplo, entre la deforestación y la cada vez mayor escasez del agua, o entre la generación y la demanda de energía con el deterioro de la calidad del aire.

Peor aún. Si usted quiere encontrar algún dato estadístico que le dé luz sobre aquellos hechos que están siendo percibidos y denunciados por la población por considerarles como atentatorios al medio ambiente, descubrirá que nada o muy poco está disponible para el público en general. Un ejemplo: trate usted de saber cuáles son los temas más denunciados por la gente ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y que constituyen molestias o violaciones a nuestra legislación en la materia, y verá que no hay disponible un sistema de información estadística que dé testimonio de ello. 

Desde luego, podemos saber de casos aislados y generalmente muy mediáticos, sobre empresas que han contaminado ríos o lagos, o sobre personas que trafican con animales exóticos o de embarcaciones que destruyen nuestra riqueza coralina en los mares nacionales. Pero –por lo que he logrado investigar en el ámbito federal- la Profepa no tiene disponible información que nos hable de la percepción ciudadana sobre aquellos problemas ambientales que están deteriorando a su calidad de vida en el ámbito local, regional o nacional. 

En el Distrito Federal, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) es un ejemplo de cómo una autoridad ambiental –y, en este caso, también urbana- ha podido, primero, recoger la percepción ciudadana sobre los problemas que le afectan; y, segundo, vincularle, priorizarle y ponerle a disposición de todos a través de sistemas de información en línea, confiables, permanentemente actualizados y públicos. 

Como el resultado del historial de más de una década de denuncia ciudadana, hoy sabemos que las afectaciones a la calidad de vida y al entorno de los capitalinos, son provocadas por los cambios de uso del suelo, por la contaminación auditiva, por la afectación y la pérdida de las áreas verdes, por el manejo inadecuado de los residuos sólidos y por la pérdida de los bosques que circundan a la ciudad, entre otros. Y no sólo eso; se han identificado los procesos y las actividades que lo están detonando (llámese crecimiento inmobiliario desordenado, inaplicación de la ley o incluso corrupción), además de que se ha señalado cuáles son las vías legales e institucionales disponibles para revertir el deterioro y construir soluciones duraderas y sustentables. 

 

 

Desafortunadamente, lo que yo percibo es que entre la mayoría de los hacedores de políticas públicas, legisladores, jueces o administradores públicos, sigue ausente esta visión de conjunto de la problemática ambiental del país.  

Así que, en materia de medio ambiente, el principal reto para este año 2015 no es menor. Requerimos de una ciudadanía más interesada y mejor informada, pero también de autoridades públicas que, en todos los órdenes de gobierno, cuenten con una visión clara, transversal e integral de la situación ambiental y de las acciones necesarias para alcanzar la sustentabilidad. Para que esto suceda, no tengo dudas, estaremos aportando en éste y en otros espacios del IMER.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón