Escuchar audio

Hasta el 75% de cultivos de consumo humano, amenazados por muerte de abejas melíferas

  

* Alerta PNUMA en un informe sobre el impacto de la contaminación y destrucción de hábitats en la seguridad alimentaria; la población de Mariposa Monarca reducida casi a la mitad en 2014

* En México, la CONABIO realiza la 4a. Semana de la Diversidad Biológica en un esfuerzo de difusión de nuestra riqueza natural

  

Por Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, Francisco Calderón Córdova / IMER Horizonte 107.9 FM y 1220 AM / Ciudad de México /  19 de mayo de 2014.

 

Este jueves -22 de mayo- la Organización de las Naciones Unidas (ONU) conmemora el Día Internacional de la Diversidad Biológica y, como pocas fechas emblemáticas, más nos vale que gobiernos, legisladores, sectores productivos y la población en general lo tomemos muy en serio. Como nunca antes en la historia de la vida en el planeta –y particularmente, de la humanidad-, la pérdida de la diversidad biológica está trayendo consigo tales desequilibrios en los ecosistemas planetarios, que atentan ya peligrosamente en contra de nuestra misma permanencia como especie.

Como el resultado de nuestras conductas depredadoras del entorno natural, hemos llegado al extremo de que la seguridad alimentaria de miles de millones de seres humanos (por no hablar de otras especies vivas), hoy se encuentra en grave riesgo; esto, por causa de fenómenos como la desertificación, los cambios de usos del suelo, el surgimiento de nuevas enfermedades y la pérdida de la biodiversidad en extensas regiones del planeta, entre otros.

Reconociendo esta situación de verdadera emergencia planetaria, la Asamblea General de la ONU declaró –en el 2011 y hasta el año 2020- la Década de la Diversidad Biológica. Es un llamado a todas las naciones del mundo para considerar con la mayor seriedad el conocimiento, protección, uso sustentable y conservación de los distintos ecosistemas y de los recursos naturales en su custodia. Cada año, la ONU ha centrado sus esfuerzos de difusión sobre un tema distinto y vinculado con la biodiversidad: la vida marina, los ecosistemas forestales o el aprovechamiento racional del agua, entre otros. Este año -2014-, hay un especial interés sobre la diversidad biológica en las islas del planeta.

La décima parte de la población mundial (alrededor de 600 millones de seres humanos) habita actualmente en ecosistemas insulares, donde su cultura y bienestar dependen directamente de los recursos naturales ahí presentes. No es fortuito que la biodiversidad de este tipo de territorios tenga este año la atención de la ONU, pues sabemos bien que las naciones asentadas en islas son hoy las más amenazadas por el calentamiento global y, concretamente, por el aumento en el nivel de los mares.

Pero –como lo comenté antes- hay fenómenos de pérdida de la biodiversidad que están ampliamente extendidos en el planeta y que están amenazando seriamente a la seguridad alimentaria. Esta mañana, en Antena Radio Primera Emisión, con Nora Patricia Jara, se comentó el reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) sobre la muerte masiva de abejas melíferas que se está presentando en todo el planeta, y que nos alerta sobre el inminente impacto que está teniendo ya este hecho en la polinización de más del 75% de los cultivos básicos de consumo humano.

 

 

La irracional destrucción de los ecosistemas, el uso excesivo de agroquímicos y, sobre todo, el profundo desconocimiento de los tomadores de decisiones sobre los equilibrios naturales y la diversidad biológica, también son responsables de que este año haya reducido hasta en un 44% la población de mariposas Monarca que cada invierno visitan México.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) ha extendido el concepto de “islas” a todos aquellos lugares que por su aislamiento geográfico, aun dentro del continente, funcionan como islas ecológicas: lagos y lagunas, cadenas montañosas, penínsulas o cañadas, pero también los territorios que son ruta de migración para especies como la mariposa Monarca. 

Del 14 al 25 de mayo, en la Biblioteca Vasconcelos de esta Ciudad de México, la CONABIO está realizando la 4ª. Semana de la Diversidad Biológica. Ésta es, sin duda, una magnífica oportunidad para que nos acerquemos a conocer el trabajo de una institución de la que todos los mexicanos debemos sentirnos orgullosos, pero –sobre todo- para entender la enorme y frágil riqueza natural de nuestro país.

Conociendo mejor a la diversidad de flora y de fauna, a los variados ecosistemas y hábitats de México, aprenderemos a amarlos y, en consecuencia, a protegerlos.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón